H4
 
H1
 
H5
 
H8
 
H9
 
 
 
 
 

Historia de la Institución

El Instituto Nuestra Señora de Fátima es una escuela pública de gestión privada que pertenece al Obispado del Alto Valle de Río Negro, sito en la ciudad de General Roca.
La creación de la Institución responde a la inquietud de un grupo de madres que manifestaron a Monseñor Mariano Elorrieta la necesidad de contar con la opción de una educación católica para sus hijos y para ello crear un Jardín de Infantes supervisado por el Estado Nacional.
El 13 de marzo de 1961, por Resolución Nº 17144-I-60 incorporado a la enseñanza oficial y de característica R-19, se realiza la apertura de dos secciones de Jardín de 5 años, una sección de 1º grado Inferior y una sección de 1º grado Superior con una totalidad de 116 alumnos. El 3 de octubre de 1961 Monseñor Borgatti bendice el establecimiento y lo inaugura oficialmente.
Monseñor Elorrieta, fundador del colegio, fue su primer Representante Legal.
Desde 1985, se cumplen ya 25 años,  el P. Jorge Álvaro Fernández Pazos, se desempeña como Representante Legal de ésta y dos escuelas más pertenecientes al Obispado, localizadas en  la ciudad de Allen –Instituto Santa Catalina- y en Ingeniero Huergo –Instituto San Francisco Javier-.
En el mes de octubre del año 1992 la Nación transfiere los servicios educativos nacionales a las provincias, en cumplimiento de la Ley Nacional Nº 24.049.
A partir del año 1994 la Provincia de Río Negro por resolución Nº 1190 identifica a los establecimientos de gestión privada con la letra G en el orden cronológico en que se incorporaron  al sistema educativo provincial. Así queda nuestro Instituto bajo el registro G -029.
El colegio fue creciendo con ritmo progresivo. Desde 1966 comienzan las tratativas para crear el nivel Secundario, proyecto que se concreta el 7 de marzo de 1993 por resolución 1838 del 26/10/1998 del C.P.E. Se iniciaron las clases con 80 alumnos distribuidos en dos secciones de primer año y con el objetivo de continuar el Proyecto Educativo Evangelizador del Nivel Primario.
La primera promoción del Nivel Medio egresa en el año 1997.
Las salas de 4 años de Nivel Inicial se crean en el año 1997 según Resolución 1713/97 del C.P.E. La especificidad del Nivel Inicial considera conveniente otorgar la independencia del mismo con su conducción directiva a partir del 1º de abril de 2000, Resolución Nº 824 del C.P.E.
La población escolar está compuesta por alumnos de ambos sexos comprendidos entre 4 y 18 años, con un nivel socio-cultural heterogéneo. Los tres niveles se distribuyen en INICIAL, con 4 secciones; PRIMARIO, con 14 secciones de 1º a 7º grado; SECUNDARIO, con 15 secciones –tres divisiones por año- de 1º a 5º año. Todos los niveles funcionan en doble turno dentro del mismo edificio escolar: por la mañana dos salas de 4 años, dos secciones de 7º grado y las 15 secciones de Nivel Medio; por la tarde salas de 5 años, las dos secciones de 1º a 6º grado, y el  breve contraturno –dos bloques horarios- del Nivel Medio.
El Plan de Estudios de Nivel Inicial y Primario sigue los lineamientos del Diseño Curricular de la Provincia de Río Negro.
El Plan de Estudios de Nivel Medio –según Resoluciones Nº 5301/74 y 1468/81 de reajuste curricular- otorga el título de Bachiller con especiales competencias en Informática e idioma Inglés.
A partir el año 2008 se creó desde el Ministerio de Educación de la Provincia de Río Negro la Supervisión de Enseñanza Privada del Alto Valle Oeste que asiste la actividad del Instituto.
Durante estos años de labor pedagógica en los distintos niveles, se plasmaron las diferentes transformaciones señaladas por la Ley Federal de Educación 24.195 (1993) y la Ley Nacional de Educación 26.206 (2006).
La vida comunitaria del colegio creció en torno al Proyecto Educativo Pastoral entregado en su redacción definitiva en el año 2000 al Instituto, y se mantiene con las familias, los exalumnos y el personal todo que acompañan y sostienen sus principios educativos.

Diferentes promociones de egresados dan cuenta de la significación que la educación católica cobra en sus vidas, cuando optan por esta institución para sus propios hijos o para su desempeño profesional docente. Con ello se afianza el lema del Instituto expresado en “Educar para la Vida” remitiendo a una vida iluminada por el Evangelio.

 

H2
 
H3
 
H6
 
H7
 
H10
H30